El PRIMER ECO DEL COSMOS. Hallan la huella de la expansión del universo tras su nacimiento

La primera evidencia de la inflación cósmica confirma el «big bang»

Son los primeros temblores del universo. Y también la prueba de la «primera evidencia directa» de la denominada inflación cósmica, un evento extraordinario iniciado en la primera fracción de segundo tras el big bang, justo el instante en que el cosmos se expandió de forma exponencial en un crecimiento enorme y muy rápido del espacio-tiempo.

Los temblores, el primer eco del big bang emitido hace 13.800 millones de años, son las ondas gravitacionales primordiales, la última predicción de la teoría de la relatividad de Einstein que aún estaba por confirmar. Son ondulaciones minúsculas en el espacio-tiempo, en el tejido del universo que llevan la energía a través del espacio y que se propagan a la velocidad de la luz. Su hallazgo, ansiadamente buscado por los científicos durante más de veinte años, fue anunciado ayer por investigadores del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsoniano. Es una evidencia aún indirecta, captada por el telescopio BICEP2 en el Polo Sur, que deberá ser aún confirmada por la comunidad internacional de físicos, pero que a su vez aporta la «primera evidencia directa de la inflación cósmica», la hipótesis expuesta por Alan Guth en 1979 para que, a su vez, se pudiese encajar la teoría del big-bang, que explicaba bien la expansión de las galaxias, pero no esa chispa inicial, esa primera fracción de segundo en la que el cosmos creció de forma exponencial. Este suceso es también lo que avala que partes tan distantes del cosmos hayan podido tener la misma temperatura y densidad. O, lo que es lo mismo, su homogeneidad, lo que la teoría inicial del big bang dejaba sin respuesta.

Ver más

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/sociedad/2014/03/18/hallan-huella-expansion-universo-tras-nacimiento/0003_201403G18P30991.htm

Esta entrada foi publicada en 1 - GENERAL. Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta