Selección natural e artificial

La selección natural es un fenómeno de la evolución que se define como la reproducción diferencial de los genotipos de una población biológica. La formulación clásica de la selección natural establece que las condiciones de un medio ambiente favorecen o dificultan, es decir, seleccionan la reproducción de los organismos vivos según sean sus peculiaridades. La selección natural fue propuesta por Darwin como medio para explicar la evolución biológica. La evolución mediante selección natural se produce si se cumplen tres principios fundamentales; que el carácter sobre el que actúa sea variable, que sea heredable y que confiera una ventaja a sus portadores. Este último tiene como consecuencia un mayor número de descendientes y se conoce como capacidad reproductiva diferencial. La variabilidad del rasgo debe dar lugar a diferencias en la superviviencia o éxito reproductor  haciendo que algunas características de nueva aparición se puedan extender en la población. La acumulación de estos cambios a lo largo de las generaciones produciría todos los fenómenos evolutivos.

xirafas

La selección natural puede ser expresada como la siguiente ley general, tomada de la conclusión de El origen de las especies:

Existen organismos que se reproducen y la progenie hereda características de sus progenitores, existen variaciones de características si el medio ambiente no admite a todos los miembros de una población en crecimiento. Entonces aquellos miembros de la población con características menos adaptadas (según lo determine su medio ambiente) morirán con mayor probabilidad. Entonces aquellos miembros con características mejor adaptadas sobrevivirán más probablemente.

Darwin, El origen de las especies

Para poder hacer una proyección del futuro evolutivo hay que comprender en qué marco medioambiental nos encontraremos. Parece evidente que nuestro entorno estará influenciado por una compleja cultura con avanzada tecnología y, además, estaremos menos expuestos a las enfermedades, gracias a los adelantos biomédicos. En otras palabras, seremos más independientes del entorno, por lo que el efecto de la selección natural será más débil; la cultura modifica el entorno para no modificarnos a nosotros. Será un futuro en el que se producirán menos novedades evolutivas, menos innovaciones genéticas, un mundo congelado desde el punto de vista evolutivo.

La selección artificial es la técnica de control reproductivo mediante el cual, el hombre puede seleccionar los fenotipos de organismos domésticos o cultivados. Esta técnica usa las características heredables de los organismos, aumentando la frecuencia con la que aparecen ciertas variaciones genéticas en las siguientes generaciones; lo cual produce una evolución dirigida, en la que las preferencias humanas determinan cuales son los rasgos que permiten la supervivencia, y el traspaso de esas características a la siguiente generación.

Mediante este tipo de selección surgieron -por ejemplo- todas las variedades de perros modernos, como el xoloitzcuintle, que están orientados a tareas específicas como la vigilancia y la compañía, así como a satisfacer preferencias estéticas, por la expresión facial y la apariencia del pelo, entre otros.

can

Las características de los productos agrícolas también están determinados en gran medida por efectos de la selección artificial, proceso mediante el cual se han logrado variedades vegetales que se pueden aprovechar fácilmente para usos alimenticios del ser humano, como es el caso del maíz y el plátano, cuyos frutos tienen un rendimiento comestible para el hombre mayor que las variedades silvestres de las que proceden; también en las plantas ornamentales se han llegado a desarrollar variedades de impresionante belleza gracias a la selección artificial de las características deseadas.

tomate

El concepto de selección artificial se emplea en el marco de una técnica de control y de manejo de la reproducción. Esta selección consiste en elegir los fenotipos de los organismos que se cultivan o se crían.

Dependiendo del tipo de planificación empleada, se pueden considerar dos tipos de selección artificial: consciente, cuando el plan de selección está determinado claramente de antemano, e inconsciente, cuando dicho plan no está claramente predeterminado, sino que surge por preferencias humanas no formalizadas.

Las variaciones se seleccionan para obtener algún beneficio para el hombre, quien establece el criterio de selección con ese fin. Sin embargo, este no puede ser arbitrario sino que debe respetar los fines intrínsecos de los seres seleccionados (tipo de nutrición, ámbito vital, etc.). Por este motivo, hay que actuar de modo ético en el trato con los animales y se les debe respetar en los procesos de selección artificial.

Aldair Mangones

 

Sebastián Eiras Pérez, Antía Paz Carracedo, Loyola Silva Fernández, 1ºBACH.

Esta entrada foi publicada en 2 - ORIXE DA VIDA. Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta