Sordeira

ÍNDICE

1 – Introducción.

 

2 – Cómo diagnosticar sordera.

 

3 – Clasificación.

 

4 – Causas de la pérdida de la audición y sordera.

 

5 – Sordera y ruído.

 

6 – Prevención.

 

7 – Bibliografía.

 

INTRODUCCIÓN

 

La sordera es la dificultad o la imposibilidad de usar el sentido del oído debido a una pérdida de la capacidad auditiva parcial (hipoacusia) o total (cofosis), y unilateral o bilateral. Así pues, una persona sorda será incapaz o tendrá problemas para escuchar. Ésta puede ser un rasgo hereditario o puede ser consecuencia de una enfermedad, traumatismo, exposición a largo plazo al ruido, o medicamentos agresivos para el nervio auditivo.

 

Al no poder escuchar las personas sordas utilizan un lenguaje de signos que es una lengua natural de expresión y configuración gesto-espacial y percepción visual, gracias a la cual los sordos pueden establecer un canal de comunicación con su entorno social, ya sea conformado por otros sordos o por cualquier persona que conozca la lengua de señas empleada.

 

Cómo diagnosticar sordera

El primer paso es ver si hay la necesidad de un audiograma. El procedimiento casi siempre implica el bloqueo de un oído y evaluar la capacidad para escuchar susurros, palabras habladas o el sonido de tictac de un reloj.

 

Se puede utilizar un diapasón, el cual se golpea levemente y se mantiene en el aire a cada lado de la cabeza para evaluar la capacidad de audición por conducción aérea. Luego, se vuelve a golpear y se coloca contra el hueso mastoideo, detrás de cada oído, para evaluar la conducción ósea.

 

La audiometría proporciona una medición más precisa de la audición. Para este examen, se usan audífonos que van conectados al audiómetro. Los tonos puros de intensidad controlada son transmitidos generalmente a un oído a la vez. Se solicita levantar la mano, presionar un botón o indicar de otro modo cuando se escuche un sonido.

 

Se grafica la intensidad (volumen) mínima requerida para escuchar cada tono. Se coloca un dispositivo, llamado oscilador óseo, contra el hueso por detrás de cada oído (hueso mastoideo) para evaluar la conducción ósea.

 

 

Clasificación

 

Podemos establecer  varias clasificaciones de las sordera a partir de varios criterios. La primera clasificación se establece a partir del momento de adquisición:

 

  • Sordera prelocutiva: la pérdida auditiva está presente antes de que se haya desarrollado el lenguaje.
  • Sordera postlocutiva: la pérdida auditiva aparece cuando ya existe lenguaje.

 

La segunda clasificación es según el lugar donde se localiza la lesión:

 

  • De conducción o de transmisión: presentan alteraciones en la transmisión del sonido a través del oído externo y medio.
  • De percepción o neurosensorial: son debida a lesiones en el oído interno o en la vía nerviosa auditiva.
  • Mixta: la causa es conductiva y de percepción.

 

La tercera clasificación se establece a partir del nivel de sordera en el cual se sitúa el paciente:

 

  • Pérdidas leves: el umbral de audición está situado entre (20 y 40 dB).
  • Pérdidas medias: la pérdida auditiva se encuentra entre (41 y 70 dB).
  • Pérdidas severas: la pérdida auditiva se sitúa entre los (71 y 90 dB).
  • Pérdidas profundas: en este caso la pérdida auditiva supera los 90 dB y se sitúa entre (91-100 dB).Causas de la pérdida de audición y la sordera 

    Las causas de pérdida de audición y sordera se pueden dividir en congénitas y adquiridas.

    Causas congénitas

    Las causas congénitas pueden determinar la pérdida de audición en el momento del nacimiento o poco después. La pérdida de audición puede obedecer a factores hereditarios y no hereditarios, o a complicaciones durante el embarazo y el parto, entre ellas:

    • Rubéola materna, sífilis u otras infecciones durante el embarazo.
    • Bajo peso al nacer.
    • Asfixia del parto (falta de oxígeno en el momento del parto)
    • Uso inadecuado de ciertos medicamentos como aminoglucósidos, medicamentos citotóxicos, antipalúdicos y diuréticos.
    • Ictericia grave durante el período neonatal, que puede lesionar el nervio auditivo del recién nacido.

    Causas adquiridas

    Las causas adquiridas pueden provocar la pérdida de audición a cualquier edad.

    • Algunas enfermedades infecciosas, por ejemplo la meningitis, el sarampión y la parotiditis.
    • La infección crónica del oído.
    • La presencia de líquido en el oído (otitis media).
    • El uso de algunos medicamentos, como antibióticos y antipalúdicos.
    • Los traumatismos craneoencefálicos o de los oídos.
    • El envejecimiento, en concreto la degeneración de las células sensoriales.
    • La obstrucción del conducto auditivo producida por cerumen o cuerpos extraños.

     

    En los niños, la otitis media crónica es la principal causa de pérdida de audición.
    Sordera y ruído

    ¿Cuáles son los efectos del ruido?

    El envejecimiento, algunos medicamentos, lesiones en la cabeza y demasiado ruido pueden causar daño permanente a la audición. Este panfleto informa sobre el tipo más común de pérdida permanente de la audición: el tipo de pérdida que resulta por causa de demasiado ruido.
    La exposición frecuente a ruido alto o moderadamente alto durante un período de tiempo prolongado, puede dañar el tejido blando del oído interno. Las células y los nervios del oído interno se destruyen con la exposición continua o repetitiva a ruidos altos. Si un número suficiente de células y nervios se destruyen hay daño permanente de la audición.
    Ya sea que el ruido le hace daño o no, depende del volumen, del tono y de la cantidad de tiempo que usted está expuesto al ruido. El volumen del sonido medido en decibeles (dB) y la duración de la exposición se relacionan. Mientras más alto sea el sonido, menor será el tiempo de exposición antes de que ocurra daño. Por ejemplo, ocho (8) horas de exposición a un ruido de 85-dB diarios, con el tiempo, puede comenzar a dañar los oídos de una persona.

    ¿Cuáles son los síntomas de la pérdida de la audición inducida por el ruido?

    Una razón por la cual la gente no nota el daño que el ruido produce es porque la exposición excesiva al ruido causa pocos síntomas. La pérdida de la audición rara vez es dolorosa. Los síntomas usualmente son sensaciones vagas de presión o de pesadez en los oídos, habla que parece que proviniera de una boca tapada o que se escucha lejos y un zumbido en los oídos que usted nota cuando está en lugares donde no se escucha ruido. Estos síntomas pueden desaparecer en minutos, horas o días o después de que la exposición al ruido termina.
    La gente asume que si los síntomas desaparecen los oídos van a volver a escuchar normalmente. Esto realmente no es cierto. Incluso si no existen más síntomas, algunas de las células en el oído interno pudieron haber sido destruidas por el ruido. Su audición vuelve a ser normal si le quedan suficientes células sanas en su oído interno. Pero usted desarrollará una pérdida de la audición permanente si la exposición al ruido se repite y se destruyen más células.

    La primer seña de pérdida de la audición inducida por el ruido es no oír los ruidos de timbre alto, como el canto de los pájaros, o no comprender el habla cuando se está en una multitud o en un lugar en donde se escucha mucho ruido de fondo. Si el daño continúa, la audición disminuye aún más y los sonidos de tono bajo se vuelven difíciles de ente

    Prevención

     

    La prevención primaria puede evitar la mitad de los casos de pérdida de audición. Algunas estrategias de prevención sencillas consisten en:

    • Vacunar a los niños contra las enfermedades de la infancia, en particular el sarampión, la meningitis, la rubéola y la parotiditis.
    • Administrar la vacuna contra la rubéola a las adolescentes y las mujeres en edad fecunda, antes de que queden embarazadas.
    • Efectuar pruebas para detectar y tratar la sífilis y otras infecciones en las embarazadas.
    • Mejorar la atención prenatal y perinatal, en particular mediante la promoción de los partos sin riesgos.
    • Seguir unas prácticas correctas de atención otológica.
    • En los niños, realizar pruebas de detección de la otitis media y llevar a cabo las intervenÍNDICE1 – Introducción.

      2 – Cómo diagnosticar sordera.

      3 – Clasificación.

      4 – Causas de la pérdida de la audición y sordera.

      5 – Sordera y ruído.

      6 – Prevención.

      7 – Bibliografía.

       

      INTRODUCCIÓN

      La sordera es la dificultad o la imposibilidad de usar el sentido del oído debido a una pérdida de la capacidad auditiva parcial (hipoacusia) o total (cofosis), y unilateral o bilateral. Así pues, una persona sorda será incapaz o tendrá problemas para escuchar. Ésta puede ser un rasgo hereditario o puede ser consecuencia de una enfermedad, traumatismo, exposición a largo plazo al ruido, o medicamentos agresivos para el nervio auditivo.

      Al no poder escuchar las personas sordas utilizan un lenguaje de signos que es una lengua natural de expresión y configuración gesto-espacial y percepción visual, gracias a la cual los sordos pueden establecer un canal de comunicación con su entorno social, ya sea conformado por otros sordos o por cualquier persona que conozca la lengua de señas empleada.

       

       

      Cómo diagnosticar sordera

      El primer paso es ver si hay la necesidad de un audiograma. El procedimiento casi siempre implica el bloqueo de un oído y evaluar la capacidad para escuchar susurros, palabras habladas o el sonido de tictac de un reloj.

      Se puede utilizar un diapasón, el cual se golpea levemente y se mantiene en el aire a cada lado de la cabeza para evaluar la capacidad de audición por conducción aérea. Luego, se vuelve a golpear y se coloca contra el hueso mastoideo, detrás de cada oído, para evaluar la conducción ósea.

      La audiometría proporciona una medición más precisa de la audición. Para este examen, se usan audífonos que van conectados al audiómetro. Los tonos puros de intensidad controlada son transmitidos generalmente a un oído a la vez. Se solicita levantar la mano, presionar un botón o indicar de otro modo cuando se escuche un sonido.

      Se grafica la intensidad (volumen) mínima requerida para escuchar cada tono. Se coloca un dispositivo, llamado oscilador óseo, contra el hueso por detrás de cada oído (hueso mastoideo) para evaluar la conducción ósea.

       

       

      Clasificación

      Podemos establecer  varias clasificaciones de las sordera a partir de varios criterios. La primera clasificación se establece a partir del momento de adquisición:

      • Sordera prelocutiva: la pérdida auditiva está presente antes de que se haya desarrollado el lenguaje.
      • Sordera postlocutiva: la pérdida auditiva aparece cuando ya existe lenguaje.

      La segunda clasificación es según el lugar donde se localiza la lesión:

      • De conducción o de transmisión: presentan alteraciones en la transmisión del sonido a través del oído externo y medio.
      • De percepción o neurosensorial: son debida a lesiones en el oído interno o en la vía nerviosa auditiva.
      • Mixta: la causa es conductiva y de percepción.

      La tercera clasificación se establece a partir del nivel de sordera en el cual se sitúa el paciente:

      • Pérdidas leves: el umbral de audición está situado entre (20 y 40 dB).
      • Pérdidas medias: la pérdida auditiva se encuentra entre (41 y 70 dB).
      • Pérdidas severas: la pérdida auditiva se sitúa entre los (71 y 90 dB).
      • Pérdidas profundas: en este caso la pérdida auditiva supera los 90 dB y se sitúa entre (91-100 dB).Causas de la pérdida de audición y la sorderaLas causas de pérdida de audición y sordera se pueden dividir en congénitas y adquiridas.

        Causas congénitas

        Las causas congénitas pueden determinar la pérdida de audición en el momento del nacimiento o poco después. La pérdida de audición puede obedecer a factores hereditarios y no hereditarios, o a complicaciones durante el embarazo y el parto, entre ellas:

        • Rubéola materna, sífilis u otras infecciones durante el embarazo.
        • Bajo peso al nacer.
        • Asfixia del parto (falta de oxígeno en el momento del parto)
        • Uso inadecuado de ciertos medicamentos como aminoglucósidos, medicamentos citotóxicos, antipalúdicos y diuréticos.
        • Ictericia grave durante el período neonatal, que puede lesionar el nervio auditivo del recién nacido.

        Causas adquiridas

        Las causas adquiridas pueden provocar la pérdida de audición a cualquier edad.

        • Algunas enfermedades infecciosas, por ejemplo la meningitis, el sarampión y la parotiditis.
        • La infección crónica del oído.
        • La presencia de líquido en el oído (otitis media).
        • El uso de algunos medicamentos, como antibióticos y antipalúdicos.
        • Los traumatismos craneoencefálicos o de los oídos.
        • El envejecimiento, en concreto la degeneración de las células sensoriales.
        • La obstrucción del conducto auditivo producida por cerumen o cuerpos extraños.

        En los niños, la otitis media crónica es la principal causa de pérdida de audición.
        Sordera y ruído

        ¿Cuáles son los efectos del ruido?

        El envejecimiento, algunos medicamentos, lesiones en la cabeza y demasiado ruido pueden causar daño permanente a la audición. Este panfleto informa sobre el tipo más común de pérdida permanente de la audición: el tipo de pérdida que resulta por causa de demasiado ruido.
        La exposición frecuente a ruido alto o moderadamente alto durante un período de tiempo prolongado, puede dañar el tejido blando del oído interno. Las células y los nervios del oído interno se destruyen con la exposición continua o repetitiva a ruidos altos. Si un número suficiente de células y nervios se destruyen hay daño permanente de la audición.
        Ya sea que el ruido le hace daño o no, depende del volumen, del tono y de la cantidad de tiempo que usted está expuesto al ruido. El volumen del sonido medido en decibeles (dB) y la duración de la exposición se relacionan. Mientras más alto sea el sonido, menor será el tiempo de exposición antes de que ocurra daño. Por ejemplo, ocho (8) horas de exposición a un ruido de 85-dB diarios, con el tiempo, puede comenzar a dañar los oídos de una persona.

        ¿Cuáles son los síntomas de la pérdida de la audición inducida por el ruido?

        Una razón por la cual la gente no nota el daño que el ruido produce es porque la exposición excesiva al ruido causa pocos síntomas. La pérdida de la audición rara vez es dolorosa. Los síntomas usualmente son sensaciones vagas de presión o de pesadez en los oídos, habla que parece que proviniera de una boca tapada o que se escucha lejos y un zumbido en los oídos que usted nota cuando está en lugares donde no se escucha ruido. Estos síntomas pueden desaparecer en minutos, horas o días o después de que la exposición al ruido termina.
        La gente asume que si los síntomas desaparecen los oídos van a volver a escuchar normalmente. Esto realmente no es cierto. Incluso si no existen más síntomas, algunas de las células en el oído interno pudieron haber sido destruidas por el ruido. Su audición vuelve a ser normal si le quedan suficientes células sanas en su oído interno. Pero usted desarrollará una pérdida de la audición permanente si la exposición al ruido se repite y se destruyen más células.

        La primer seña de pérdida de la audición inducida por el ruido es no oír los ruidos de timbre alto, como el canto de los pájaros, o no comprender el habla cuando se está en una multitud o en un lugar en donde se escucha mucho ruido de fondo. Si el daño continúa, la audición disminuye aún más y los sonidos de tono bajo se vuelven difíciles de ente

        Prevención

        La prevención primaria puede evitar la mitad de los casos de pérdida de audición. Algunas estrategias de prevención sencillas consisten en:

        • Vacunar a los niños contra las enfermedades de la infancia, en particular el sarampión, la meningitis, la rubéola y la parotiditis.
        • Administrar la vacuna contra la rubéola a las adolescentes y las mujeres en edad fecunda, antes de que queden embarazadas.
        • Efectuar pruebas para detectar y tratar la sífilis y otras infecciones en las embarazadas.
        • Mejorar la atención prenatal y perinatal, en particular mediante la promoción de los partos sin riesgos.
        • Seguir unas prácticas correctas de atención otológica.
        • En los niños, realizar pruebas de detección de la otitis media y llevar a cabo las intervenciones médicas o quirúrgicas que convengan.
        • Evitar el uso de algunos medicamentos que puedan ser nocivos para la audición, a menos que sea prescrito y supervisado por un médico.
        • Remitir al servicio pertinente a los bebés que presentan riesgos altos (por ejemplo, los que tienen antecedentes familiares de sordera, los que han nacido con bajo peso o han sufrido asfixia del parto, ictericia o meningitis)
        • Reducir la exposición a ruidos fuertes (tanto en el trabajo como en las actividades recreativas)

         

        Bibliografía

        https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/hearingdisordersanddeafness.html

        https://es.wikipedia.org/wiki/Sordera

        https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/hearingdisordersanddeafness.html

        https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/hearingdisordersanddeafness.html

        VÍDEO

        https://www.youtube.com/watch?v=hlWo1DG4Vuk

      ciones médicas o quirúrgicas que convengan.

    • Evitar el uso de algunos medicamentos que puedan ser nocivos para la audición, a menos que sea prescrito y supervisado por un médico.
    • Remitir al servicio pertinente a los bebés que presentan riesgos altos (por ejemplo, los que tienen antecedentes familiares de sordera, los que han nacido con bajo peso o han sufrido asfixia del parto, ictericia o meningitis)
    • Reducir la exposición a ruidos fuertes (tanto en el trabajo como en las actividades recreativas)

     

    Bibliografía

    https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/hearingdisordersanddeafness.html

    https://es.wikipedia.org/wiki/Sordera

    https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/hearingdisordersanddeafness.html

    https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/hearingdisordersanddeafness.html

    VÍDEO

    https://www.youtube.com/watch?v=hlWo1DG4Vuk

  • Daniel Pernas Arias
  • Alejandro Abonjo Bouzas
  • Alejandro Figueiras Gago
Esta entrada foi publicada en Enfermidades. Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta