Infecciones bacterianas

Las bacterias son seres vivos unicelulares, la mayoria no causan daño alguno. Ademas muchas son utiles para la destruccion de enfermedasdes dentro de organismos vivos, para la digestion de alimentos y hasta la creación de estos.

Sin embargo hay  bacterias que son dañinas para el cuerpo, estas son llamadas  bacterias infecciosas, y pueden causar enfermedades.  Entre los ejemplos de infecciones bacterianas se encuentra  Mycobacteriuium, estreptococos, etc.

La forma princial de curar infeccionmes bacterianas es con antibióticos, aunque en los últimos años han empezado a desarrolar resistencia contra ellos.

TUBERCULOSIS

es una infección bacteriana contagiosa que compromete principalmente a los pulmones, pero puede propagarse a otros órganos. La especie de bacteria más importante y representativa causante de tuberculosis es Mycobacterium tuberculosis o bacilo de Koch. Cabe destacar que la tuberculosis es posiblemente la enfermedad infecciosa más prevalente en el mundo. Considerando su forma latente (en la cual aún no presenta síntomas), se estima que afecta poco menos de un cuarto de la población mundial. Así mismo, es la segunda causa de muerte a nivel global, y la primera entre las enfermedades infecciosas.Los sintomas para saber si puedes llegar a tener este enfermedad son los singuientes tos crónica, con esputo sanguinolento, fiebre, sudores nocturnos y pérdida de peso. La infección de otros órganos causa una amplia variedad de síntomas, pero siquiera saber los sintomas te advierte de tenerla pues esta enfermedad puede ponerse en un estado de hibernación lo cual provoca que la enfermedad sobreviva en el huesped, hasta ser los mas fuerte posible pero esta vez la tuberculosis atacara con mas virulencia y ademas que el contagio es por vía aerea por lo que juntando todo lo que hemos dicho hasta ahora de esta enfermedad es facil comprender por que es una de las mas mortales de la joven historia humana y ademas se puede adaptar de diferentes maneras para atacar el cuerpo humano.

Esta entrada foi publicada en Enfermidades. Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta