A agricultura

¿QUÉ ES LA AGRICULTURA?

La agricultura es el proceso de usar el suelo para el cultivo de plantas con el  objetivo de obtener alimentos, fibras, energía y materia prima.

En el siglo XIX el sistema de agricultura tradicional no era capaz de abastecer a toda la población.

LA REVOLUCIÓN VERDE

La revolución verde es el nombre usado internacionalmente para describir el gran incremento de la productividad agrícola en numerosos países. Consistió en la siembra de trigo, maíz y arroz, que son más resistentes a los climas extremos y a las plagas, capaces de alcanzar altos rendimientos por medio del uso de fertilizantes, plaguicidas y riego.

 

antia sara y davidantia sara y david.jpegantia sara y david.jpeg

Fue iniciada por el ingeniero agrónomo estadounidense Norman Borlaug, e intentó realizar cruces de variedades de trigo, maíz y arroz en países en vías de desarrollo, hasta obtener las más productivas. Llevó a cabo el proyecto debido a la baja producción agrícola con los métodos tradicionales. La revolución afectó a todos los países y puede decirse que ha cambiado totalmente el proceso de producción y venta de los productos agrícolas.antia sara y david

antia sara y david.jpeg

La expansión de estos cereales altos en calorías consiguió evitar la extrema debilidad física provocada por la falta de alimento de gran parte del mundo, pero ha empeorado el empobrecimiento nutricional gracias a que la expansión de variedades de cereales con proteínas de baja calidad y alto contenido en hidratos de carbono han provocado enfermedades crónicas.

 

Causas por las que fue criticada

  1. Excesivo costo de semillas y tecnología complementaria
  2. La dependencia tecnológica
  3. La mejor adaptación de los cultivos tradicionales eliminados o la aparición de nuevas plagas.

 

Por esto la Revolución Verde fue muy criticada desde diversos puntos de vista que van desde el ecológico al económico, pasando por el cultural e incluso nutricional,

consecuencia de esto, se crearon movimientos que luchan por la disminución del uso de agroquímicos.  La agricultura orgánica reduce considerablemente las necesidades de aportes externos al no utilizar abonos, sustancias químicas, ni plaguicidas u otros productos de síntesis. En su lugar permite que sean las poderosas leyes de la naturaleza las que incrementen tanto los rendimientos como la resistencia de los cultivos”.

Antía Sanmartín, Sara Brea y David Barbeito.

Esta entrada foi publicada en Sen categorizar. Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta