La política y la lucha por el agua

El conflicto israelí-palestino es el conflicto social y armado en curso entre israelíes y palestinos que se remonta a principios del siglo XX. En respuesta al creciente antisemitismo contra los judíos que se vivía en Europa, a finales del siglo XIX surgió un movimiento sionista, que defendía el establecimiento de los judíos en Israel. Muchos judíos emigraron a Israel después de la Primera Guerra Mundial, pero al término de la Segunda GuerraWest_Bank_&_Gaza_Map_2007_(Settlements) Mundial y la conmoción causada por el Holocausto se aprobó la partición de lo que había sido el mandato británico en Palestina en dos: la parte judía y la parte árabe. Los árabes no lo aceptaron, y en 1948 declararon la guerra al recién creado estado de Israel, pero fueron derrotados por los israelíes.

El conflicto es de gran envergadura, y el término se utiliza también en referencia a las primeras fases del mismo, que enfrentó a las poblaciones judías (Yishuv) y árabes que vivían en Palestina bajo el Imperio otomano y posteriormente el Mandato británico de Palestina, como parte de la partición del Imperio otomano. Forma además parte del conflicto árabe-israelí. Las claves de las cuestiones pendientes de este conflicto son: el reconocimiento mutuo, el establecimiento de fronteras seguras, los derechos de agua, los asesinatos de civiles palestinos (contando niños y mujeres), el terrorismo palestino, el control de Jerusalén, los asentamientos israelíes, la libertad de movimiento palestino y la legalidad en materia de refugiados. La violencia resultante del conflicto ha llevado a diversas posturas internacionales del conflicto, así como la seguridad y otros problemas de derechos humanos, dentro y entre ellos mismos.

Se han hecho muchos intentos para negociar una solución de dos estados, lo que implica la creación de un Estado palestino independiente junto a un estado judío independiente o junto al Estado de Israel (después del establecimiento de Israel en 1948). En el año 2016, según el estudio realizado por el Instituto de Democracia de Israel y el Centro Palestino para Investigación Política y de Encuestas, una mayoría de israelíes y palestinos, preferían los dos Estados como medio para resolver el conflicto en vez de cualquier otra solución. Por otra parte, una considerable mayoría de la población img2.rtve.esjudía considera justa la exigencia palestina de creación de un Estado independiente (como CATALUÑA), y cree que Israel puede aceptar el establecimiento de tal Estado. La mayoría de los palestinos y los israelíes ven en Cisjordania y la Franja de Gaza como el lugar ideal del hipotético Estado palestino en una solución de dos Estados. Sin embargo, hay áreas importantes de desacuerdo sobre la forma de un acuerdo final y también en cuanto al nivel de credibilidad que cada lado aprecia en el otro en la defensa de los compromisos básicos.
Dentro de las sociedades israelí y palestina, el conflicto genera una gran variedad de puntos de vista y opiniones. Esto pone de relieve las profundas divisiones que existen no sólo entre israelíes y palestinos, sino también dentro de cada sociedad. Un sello distintivo del conflicto ha sido el nivel de violencia que fue testigo de casi toda su duración. Los enfrentamientos se han llevado a cabo por los ejércitos regulares, grupos paramilitares, células terroristas y personas. Estos enfrentamientos no se han limitado estrictamente al campo militar y han causado un gran número de víctimas mortales en la población civil de ambas partes.israel-palestine-smallHay importantes actores internacionales involucrados en el conflicto. Las dos partes que participan en la negociación directa son el Gobierno de Israel, actualmente liderado por Benjamin Netanyahu, y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), actualmente presidida por Mahmud Abbas. Un contingente internacional, conocido como el Cuarteto sobre Oriente Medio, media en las negociaciones oficiales. El Cuarteto está formado por un enviado especial de los Estados Unidos, otro de Rusia, un tercero de la Unión Europea, y el de las Naciones Unidas. La Liga Árabe es otro actor importante, que ha propuesto un plan de paz alternativo. Egipto, miembro fundador de la Liga Árabe, ha sido históricamente un participante clave.
Desde 2003, la parte palestina ha sido fracturada por el conflicto entre las dos facciones principales: Fatah, el partido tradicionalmente dominante, y su posterior rival electoral, Hamás. A raíz de la toma del poder de Hamás en la Franja de Gaza en junio de 2007, el territorio controlado por la Autoridad Nacional Palestina (el gobierno interino palestino) se divide entre Fatah en Cisjordania, y Hamás en la Franja de Gaza. La división del mando entre las partes ha provocado el colapso del gobierno bipartito de la Autoridad Nacional Palestina (ANP). Las negociaciones directas entre el Gobierno israelí y el liderazgo palestino se iniciaron en septiembre de 2010, y se dirigían a alcanzar un acuerdo sobre el estatus oficial final.

Fundamentos históricos

Más allá de la coyuntura política que bajo el control británico originó el conflicto, ambas posturas recurren a reclamaciones históricas para justificar sus derechos sobre los territorios en litigio. El Estado de Israel fundamenta su existencia en la necesidad de un estado judío que no solo represente y acoja a dicha colectividad sino también que cumple con exigencias propias de la fe de dicha religión, puesto que en el judaísmo se habla del pueblo hebreo como el “pueblo elegido de Dios ” e Israel se trataría de su “tierra prometida”, siendo que la colectividad judía se auto-reivindica como descendiente del antiguo pueblo hebreo, así como también hay reivindicaciones acerca de la ampliación del actual estado de Israel a sus fronteras bíblicas descritas en el libro del Génesis 15:18-21, que supondría una ampliación considerable de los territorios israelíes y la anexión de naciones enteras correspondiente con el concepto de Gran Israel.

Vídeos

En Palestina:

Vídeo de Palestina 1

Video de palestina 2

A nivel mundial:
Vídeo
web

Pablo Loureiro Montenegro
Roy Rendo Tato
Mateo Fernández Morgade
Hugo Fuentes Culleira

Esta entrada foi publicada en RECURSOS. Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta