alergias 1

LAS ALERGIAS

El tema de las alergias es muy importante hoy en día ante la sociedad, ya que muchas personas tienden a desarrollar una de ellas ya sea por genética o por exposición prematura a sustancias que pueden funcionar como alérgenos, es decir por hipersensibilidad de las personas . Es por ello que esta información es muy interesante para la mayoría de la sociedad ya que está dirigida para ellos para que se tenga una mejor información acerca de  las alergias.

Para comenzar, tenemos que saber, ¿ que son las alergias? y la podemos definir como aquella reacción provocada por el sistema inmune ante cualquier sustancia extraña que penetra en nuestro organismo llamado alérgeno, el cual va a provocar una activación de la formación de anticuerpos, principalmente la inmunoglobulina E o también llamada IgE la cual reacciona ante estos alérgenos y se caracteriza por ser una reacción antígeno anticuerpo nociva de tipo inflamatoria contrayendo una gran variedad de consecuencias .

En nuestro medio ambiente existen gran variedad de factores que son capaces de causar este tipo de reacciones, entre los más comunes, encontramos  el polen de las flores, látex, comida, animales, etc..Se tiene comprobado que un alérgeno potencialmente reactivo, está constituído principalmente por proteínas ,es decir aquellas sustancias proteicas son capaces de provocar una reacción inmune más rápidamente, es por ello que los alérgenos proteicos son fuertes alérgenos, así mismo encontramos otros tipos de acuerdo a su composición molecular, pero también depende de su origen.

 

Algunos tipos de alergias son:

  • Alergia a los ácaros de polvo: La alergia a los ácaros del polvo es una reacción alérgica a pequeños insectos que viven normalmente en el polvo del hogar. Los signos de la alergia a los ácaros del polvo comprenden los signos frecuentes de la rinitis alérgica (fiebre del heno), como estornudar y moquear. Muchas personas con alergia a los ácaros del polvo también presentan signos de asma, como silbido al respirar y dificultad para respirar.Los ácaros del polvo, parientes cercanos de las garrapatas y las arañas, son demasiado pequeños como para verlos sin un microscopio. Los ácaros del polvo se alimentan de células de piel que pierden las personas y crecen en ambientes cálidos y húmedos. En la mayoría de los hogares, elementos como la ropa de cama, los muebles tapizados y los alfombrados proporcionan un ambiente ideal para los ácaros del polvo.Al tomar medidas para reducir la cantidad de ácaros del polvo en tu hogar, puedes controlar la alergia. A veces se necesitan medicamentos u otros tratamientos para aliviar los síntomas y controlar el asma.Algunos de los síntomas de la alergia a los ácaros del polvo provocados por la inflamación de las fosas nasales son:

 

  • Estornudos
  • Moqueo
  • Ojos rojos, llorosos o con picazón
  • Congestión nasal
  • Picazón en la nariz, el paladar o la garganta
  • Goteo nasal posterior
  • Tos
  • Dolor y presión facial
  • Piel azulada e inflamada debajo de los ojos
  • En el caso de un niño, frotarse la nariz hacia arriba con frecuencia

 

Alergia al polen: Los pólenes son granos minúsculos que contienen células espermáticas. Son producidos por el aparato reproductor masculino de las flores y transportan las células espermáticas al aparato reproductor femenino para fecundarlas. Una sola planta puede producir miles de granos de polen, que se ve como polvo amarillo en las flores pero que no puede verse cuando está disperso en el aire. El polen debe distinguirse de las semillas con pelosidades (pelusillas blancas) que producen los chopos y otras plantas en primavera. Algunos pacientes culpan a estas pelusillas de la alergia cuando en realidad ésta la produce el polen disperso en la atmósfera.

Las personas con alergia al polen perciben esta sustancia como un agente nocivo, lo que provoca una respuesta del sistema inmune. Si el polen entra en contacto con la piel, los ojos o el aparato respiratorio, el organismo se defiende liberando una serie de sustancias químicas al torrente sanguíneo, entre ellas, la histamina, responsable de los estornudos, el lagrimeo y otros síntomas comunes de la alergia al polen.

La planta que más alergia al polen causa en España y en toda Europa es la familia de las gramíneas. Esto se debe a la gran alergenicidad de sus pólenes y a su extensa distribución vegetal. Su periodo de polinización es muy amplio ya que, dentro de la gran diversidad de sus especies, cada una tiene un periodo de floración diferente. Otros pólenes que provocan alergia son el plátano de sombra, el olivo, el abedul, la parietaria y la palmera.La alergia al polen puede causar diferentes síntomas. Los más comunes son los siguientes:

 

  • Lagrimeo, picor, enrojecimiento ocular y otras reacciones relacionadas con la conjuntivitis.
  • Rinitis alérgica (también conocida como fiebre del heno) o inflamación de la mucosa nasal, que causa congestión y goteo nasal.
  • Estornudos frecuentes.
  • Hinchazón debajo de los ojos.
  • Fatiga y cansancio.
  • Irritabilidad.
  • Dolor de cabeza.
  • Dificultades para conciliar el sueño.

 

Alergia a los animales: La caspa de los animales es la responsable principal de la alergia a animales. Los animales, igual que las personas, van renovando su piel. La piel se va desprendiendo poco a poco, en escamas microscópicas. Esas escamas se quedan flotando en el aire, y las personas las respiran, con lo cual pueden sufrir síntomas de alergia. El pelo también puede causar alergia, pero menos frecuentemente, ya que el pelo se suele quedar en el suelo y pasa al aire. Algunos de los síntomas son:

 

  • Estornudos.
  • Ojos rojos, llorosos o con picazón.
  • Congestión nasal.
  • Tos.
  • Picazón en la nariz, el paladar o la garganta.
  • Dolor y presión facial.

Alegia a los alimentos:La alergia alimentaria es una reacción del sistema inmunitario que ocurre poco después de haber ingerido un determinado alimento. Incluso una pequeña cantidad del alimento que causa la alergia puede ocasionar signos y síntomas, como problemas digestivos, urticaria o inflamación de las vías respiratorias. En algunas personas, una alergia alimentaria puede ocasionar síntomas graves o, incluso, una reacción que puede poner en riesgo la vida, denominada «anafilaxia».Se calcula que la alergia alimentaria afecta al 6 y 8 por ciento de niños menores de 3 años y hasta al 3 por ciento de adultos. A pesar de que no existe cura, algunos niños superan su alergia alimentaria cuando crecen.Es fácil confundir la alergia alimentaria con una reacción mucho más frecuente llamada «intolerancia alimentaria». Aunque es molesta, la intolerancia alimentaria es una enfermedad de menor gravedad que no involucra al sistema inmunitario.Los signos y síntomas más frecuentes de una alergia alimentaria son los siguientes:

 

  • Hormigueo o picazón en la boca
  • Urticaria, picazón o eccema
  • Hinchazón en los labios, la cara, la lengua y la garganta u otras partes del cuerpo
  • Silbido al respirar, congestión nasal o dificultad para respirar
  • Dolor abdominal, diarrea, náuseas o vómitos
  • Mareos, aturdimiento o desmayos

Alergia al sol:La alergia al sol es un término que se utiliza a menudo para describir una serie de enfermedades en las que se produce un sarpullido con picazón en la piel que estuvo expuesta a la luz solar. La forma más común de alergia al sol es la erupción polimorfa lumínica, también conocida como alergia solar.

Algunas personas tienen un tipo hereditario de alergia al sol. Otras desarrollan signos y síntomas sólo cuando otro factor los provoca, como un medicamento o la exposición de la piel a plantas como la chirivía o las limas.

Los casos leves de alergia al sol pueden desaparecer sin tratamiento. Los casos más graves pueden requerir tratamiento con cremas o pastillas esteroides. Las personas que tienen una alergia al sol grave pueden necesitar tomar medidas preventivas y usar ropa que las proteja del sol. El aspecto de la piel afectada por la alergia al sol puede variar ampliamente según lo que cause el problema. Entre los signos y síntomas pueden encontrarse los siguientes:

 

  • Enrojecimiento
  • Picazón o dolor
  • Pequeños bultos que pueden convertirse en manchas elevadas
  • Descamación, costras o sangrado
  • Ampollas o ronchas

 

 

ALERGIAS RARAS

  • Alergia al sudor: la alergia al sudor no tiene una evidencia científica, sin embargo, sí que se producen síntomas cuando el paciente transpira demasiado. A excesiva transpiración sí que provoca en algunas personas alteraciones en la piel. Es el caso del aumento de la temperatura corporal es el causante de que aparezcan ronchas en la piel. Estas lesiones aparecen a los pocos minutos de comenzar a sudar y pueden durar hasta 1 hora o más desde que el cuerpo ha recuperado su temperatura habitual.
  • Alergia al agua: La alergia al agua, conocida científicamente como urticaria acuagénica, es una enfermedad rara en el cual la piel desarrolla manchas rojas e irritadas poco tiempo después del contacto de la piel con el agua independientemente de su temperatura o su composición.
  • Alergia electromagnética: Se causa por la exposición a campos electromagnéticos emitidos por las antenas de televisión o de radio, por los teléfonos móviles y por los aparatos de uso doméstico.
  • Alergia al ejercicio:La alergia inducida por el ejercicio es un trastorno poco frecuente que prevalece en adolescentes y adultos, puede inducir síntomas desde prurito -picor- cutáneo, calor local, rinoconjuntivitis, lesiones en la piel -ronchas-, urticaria generalizada, angioedema -edema de piel y mucosas-, dificultad respiratoria incluso anafilaxia.

¿Cómo se detectan las alergias?

La única forma de diagnosticarlas es provocando que se manifiesten, para lo que es necesario poner en contacto al sujeto con los posibles alérgenos. Los métodos utilizados son en todos los casos vía cutánea, siendo la propia piel del paciente la que reacciona.

Las pruebas más habituales para detectar alergias a alimentos o neumoalérgenos son:

  •  prick-tests: Para esto se deposita sobre la piel del antebrazo una gota del extracto alergénico y luego se punciona con una lanceta, cuya punta arrastra una minúscula cantidad del extracto y la introduce en las capas más superficiales de la piel. La cuantificación de la respuesta se realiza pasados 15-20 minutos, considerándose como positiva cuando se observa una pápula, un halo eritematoso y prurito. Este tipo de prueba es válida para las alergias a neumoalergenos ambientales (pólenes, ácaros del polvo, hongos, dérmicos), alergia a alimentos o medicamentos.
  • pruebas intradérmicas: este método precisa de la inyección del extracto en la dermis, para lo que se emplea una pequeña jeringa tipo insulina. En cualquier caso, si las pruebas de prick-test son positivas, esta otra prueba no es necesaria y debe evitarse.

 

  • Pruebas epicutáneas: Consisten en colocar una batería de contactantes en la espalda, que deben permanecer pegadas 48 horas. Transcurrido ese tiempo, se quitan los parches y se hace una primera lectura, y una segunda a las 96 horas. Esta prueba está indicada para las alergias de contacto (por metales, plásticos, cremas..).

Las pruebas de alergia en general no son dolorosas (salvo las intradérmicas) produciendo únicamente prurito. Hay algún caso descrito de reacción más severa (incluso anafilaxia) por una prueba en prick aunque afortunadamente no es lo normal.

La mayoría de las alergias pueden ser detectadas por pruebas en prick. También existen pruebas de provocación conjuntival o nasal con los alérgenos, aunque no se realizan de forma habitual.

Además, para llegar a un diagnóstico definitivo en las alergias alimentarias o medicamentosas en muchas ocasiones hay que realizar una provocación oral controlada en el hospital dando el alimento o el medicamento con el que le paciente ha podido tener reacción.

alergia dibujos animados

 

Esta entrada foi publicada en Enfermidades. Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta