EL ÉBOLA

El Ébola (EVE) es una enfermedad grave, a menudo mortal en el ser humano. Se detectó por vez primera en 1976 en dos brotes simultáneos ocurridos en Nzara (hoy Sudán del Sur) y Yambuku (República Democrática del Congo). La aldea en que se produjo el segundo de ellos está situada cerca del río Ébola, que da nombre al virus.

El brote de 2014-2016 en África Occidental fue el más extenso y complejo desde que se descubrió el virus en 1976. Hubo más casos y más muertes en este brote que en todos los demás juntos. Además, se extendió a diferentes países: empezó en Guinea y después se propagó a través de las fronteras terrestres a Sierra Leona y Liberia.

El género Ebolavirus es, junto con los géneros Marburgvirus y Cuevavirus, uno de los tres miembros de la familia Filoviridae (filovirus). Se han identificado cinco especies distintas en el género Ebolavirus:

  • ebolavirus Bundibugyo (BDBV).
  • ebolavirus Zaire (EBOV).
  • ebolavirus Reston (RESTV).
  • ebolavirus Sudan (SUDV).
  • ebolavirus Taï Forest (TAFV).

Estas especies se han asociado a grandes brotes de Ébola en África. El virus responsable del brote en África Occidental en 2014-2016 pertenece a la especie Zaire.

Transmisión

Los murciélagos frugívoros de la familia Pteropodidae son los animales los cuales transmiten este virus. El Ébola se introduce en la población humana por contacto estrecho con órganos, sangre, secreciones u otros líquidos corporales de animales infectados. Esos animales pueden ser: gorilas, murciélagos frugívoros, chimpancés, puercoespines, antílopes y monos.

Se propaga en la comunidad mediante la transmisión de persona a persona, por contacto directo (a través de las membranas mucosas o de soluciones de continuidad de la piel) con órganos, sangre, secreciones, u otros líquidos corporales de personas infectadas.También se puede transmitir por contacto indirecto con materiales contaminados por esos líquidos. 

El personal sanitario ha tenido frecuentes contagios de EVE a causa de no cumplir con las precauciones para el control de dicha infección.

Las ceremonias de inhumación que implican contacto directo con el cadáver también pueden contribuir a la transmisión del ébola.

Los pacientes son contagiosos mientras el virus esté presente en la sangre.

 

Transmisión por vía sexual

Es necesario que aumenten los datos de vigilancia e investigaciones sobre los riesgos de transmisión por vía sexual, y en concreto, la transmisión en el semen a lo largo del tiempo. Por ello, la OMS recomienda lo siguiente:

  • Todos los supervivientes del ébola y sus parejas sexuales deben recibir asesoramiento para poder adoptar prácticas sexuales seguras hasta que su semen dé un resultado negativo.
  • Los hombres que superen esta enfermedad tendrían que poder realizar una prueba de detección del virus tres meses después de aparecer los síntomas, y aquellos que den positivo deben realizarse pruebas todos los meses hasta que los resultados sean negativos en dos RT-PCR.
  • Los supervivientes y sus parejas sexuales deberían:
    • Abstenerse de mantener cualquier tipo de relación sexual.
    • Adoptar prácticas sexuales seguras.
  • Una vez que den negativo para el virus, los supervivientes pueden reiniciar su actividad sexual normal sin temor a transmitir el virus del Ébola.
  • Se recomienda que los hombres que hayan sobrevivido a la enfermedad tengan prácticas sexuales e higiénicas seguras durante los 12 meses siguientes al inicio de los síntomas o hasta que los análisis del semen den negativo dos veces para el virus del Ébola.
  • Hasta que su semen dé negativo en 2 pruebas de detección del virus, los supervivientes deberían mantener una buena higiene personal lavándose constantemente las manos.

Síntomas de la enfermedad

El periodo de incubación oscila entre 2 y 21 días. Las personas no son contagiosas hasta que aparecen los síntomas. Después del periodo de incubación, aparecen los síntomas, que incluyen: fiebre, debilidad intensa, dolores musculares, dolores de cabeza y de garganta, lo cual va seguido de vómitos, diarrea, erupciones cutáneas, disfunción renal y hepática y, en algunos casos, hemorragias internas y externas. Se desconoce la incidencia de manifestaciones neurológicas, aunque se han descrito hemorragias cerebrales y síndromes post infecciosos en otras fiebres hemorrágicas virales. También se observa una disminución del número de leucocitos y plaquetas, así como un aumento de las enzimas hepáticas (transminasas). La fase avanzada cursa con hemorragias, fracaso de múltiples órganos, hipotensión y muerte.

 

Persistencia del virus en personas que se están recuperando del Ébola

Hay conocimiento de personas las cuales siguen teniendo el virus dentro del organismo pero en zonas menos accesibles como los testículos, los ojos o el sistema nervioso central. 

En el caso de las mujeres embarazadas, el virus se encuentra situado en la placenta, el líquido amniótico y el feto. Sin embargo, en las mujeres infectadas durante la lactancia,el virus persiste en la leche materna.

Existe un pequeño porcentaje de supervivientes los cuales sus líquidos corporales pueden seguir dando positivo en la RT-PCR durante períodos de hasta 9 meses.

Ha habido casos de enfermedad recidivante sintomática por aumento de la replicación del virus en pacientes que se han recuperado del EVE. Todavía no se conocen bien las causas de este fenómeno.

Diagnóstico

Los siguientes métodos de diagnóstico nos confirman que estamos a tratar con el virus del ébola y no con cualquier otra enfermedad:

  • Prueba de inmunoadsorción enzimática (ELISA).
  • Pruebas de detección de antígenos.
  • Prueba de seroneutralización.
  • Reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (RT-PCR).
  • Microscopía electrónica.
  • Aislamiento del virus mediante cultivo celular.

A la hora de seleccionar las pruebas diagnósticas hay que prestar mucha atención a factores como las especificaciones técnicas, la incidencia y prevalencia de la enfermedad y las repercusiones sociales y médicas de los resultados de las pruebas.

Las pruebas actualmente recomendadas por la OMS son:

  • Para el diagnóstico sistemático, las pruebas de ácidos nucleicos (PAN) automatizadas o semiautomatizadas.
  • Las pruebas rápidas de detección de antígenos en zonas remotas en las que no estén disponibles las PAN. Estas pruebas se recomiendan para las actividades de vigilancia.

Las muestras preferidas para el diagnóstico son:

  • La sangre entera tratada con ácido etilendiaminotetraacético (EDTA) de pacientes sintomáticos vivos.
  • Las secreciones bucales almacenadas en medio de transporte universal de pacientes fallecidos o en los que no sea posible la obtención de muestras de sangre.

Las muestras recogidas de los pacientes suponen un enorme peligro biológico, por lo que deben realizarse en condiciones de máxima contención biológica. 

Tratamiento y vacunas

El tratamiento de apoyo —rehidratación con líquidos orales o intravenosos— y el tratamiento de determinados síntomas mejoran la supervivencia. Por el momento, no existe ningún tratamiento de eficacia, pero se están probando diversas formas de hemoterapia, inmunoterapia y farmacoterapia. Tampoco hay aún vacunas aprobadas, pero se están evaluando dos posibles inyecciones candidatas.

Una vacuna experimental, denominada rVSV-ZEBOV, ha demostrado proporcionar una gran protección contra este virus mortal en un ensayo clínico a gran escala (11 841 sujetos) realizado en Guinea en 2015. Gracias a esta vacuna probada por 5837 sujetos, no hubo casos durante 10 o más días, mientras que en los que no la recibieron aparecieron 23 casos. 

El estudio, dirigido por la OMS junto con el Ministerio de Salud de Guinea, Médicos sin fronteras y el Instituto de Salud Pública de Noruega, contó con la colaboración de otros asociados internacionales. Se eligió un protocolo de vacunación “en anillo”, en el que algunos “anillos” fueron vacunados poco después de detección de un caso, y los demás, al cabo de tres semanas.

Prevención y control

Tener un buen control de los brotes depende de la aplicación de diferentes intervenciones, como la atención a los casos, la vigilancia y el rastreo de los casos, los entierros en condiciones de seguridad o la movilización social. 

Para poder prevenirlo, es necesario tener en cuenta estos aspectos:

  • No consumir carne cruda, ya que así, será más difícil que los animales nos puedan transmitir a los humanos la enfermedad.
  • Evitar el contacto físico con personas que padezcan el EVE o emplear guantes y otro tipo de protecciones.
  • Reducir el riesgo de posible transmisión sexual.
  • Medidas de contención de los brotes. Entre ellas se encuentran la inhumación rápida y segura de los cadáveres infectados, la identificación de las personas que puedan haber estado en contacto con alguien infectado por el virus y su observación durante 21 días. 

Control de la infección en centros de atención médica

Los profesionales sanitarios deben observar en todo momento las precauciones habituales en todos los pacientes, independientemente de su diagnóstico. 

Dichas precauciones son la higiene de las manos, la higiene respiratoria, el empleo de equipos de protección personal y prácticas de inyección e inhumación seguras.

Los trabajadores sanitarios que se encargan de atender a pacientes que padecen el EVE deben tomar otras precauciones a parte de las generales para así poder evitar cualquier exposición a la sangre o líquidos corporales del paciente y el contacto directo sin protección con el entorno posiblemente contaminado. Cuando tengan contacto estrecho (menos de 1 metro) con pacientes con este virus, los profesionales sanitarios deben protegerse la cara (con máscara o mascarilla médica y gafas) y usar bata limpia, de mangas largas y guantes (estériles para algunos procedimientos).

Los trabajadores de laboratorio también corren riesgos, ya que trabajan con muestras que tienen que tomar de personas o animales con este virus. Con lo cual, dichas pruebas deben ser manipuladas por personal especializado y procesarse en laboratorios adecuadamente equipados.

Datos epidemiológicos

El primer caso de ébola apareció en 1976 en la República democrática del Congo y se cobró la vida de 280 personas. A partir de ese año, se han ido sucediendo los brotes y casi todos se han dado en África Occidental con una mortalidad media del 50 %.

De todos ellos, el más importante ha sido el que afectó, en 2014, a Guinea, Liberia, Sierra Leona, Nigeria, Mali y Senegal, con un total de 28740 infectados y 11372 muertos. Con lo que la mortalidad en este brote rondó el 40 %.

 Se ha visto que el virus se transmite al ser humano por tres vías: contacto con fluidos y secreciones de sujetos enfermos ya diagnosticados, contacto con cadáveres durante las ceremonias de enterramiento, y contagio a familiares y personal sanitario por enfermos sin diagnosticar. La identificación y diagnóstico precoz de casos sospechosos, el aislamiento de sujetos enfermos y las medidas de protección en el personal sanitario son fundamentales para contener esta epidemia.

Cronología de los brotes del virus del Ébola

Año País Especie del virus Casos Defunciones Tasa de letalidad
2015 Italia Zaire 1 0 0%
2014 República Democrática del Congo Zaire 66 49 74%
2014 España Zaire 1 0 0%
2014 Reino Unido Zaire 1 0 0%
2014 Estados Unidos Zaire 4 1 25%
2014 Senegal Zaire 1 0 0%
2014 Malí Zaire 8 6 75%
2014 Nigeria Zaire 20 8 40%
2014-2016 Sierra Leona Zaire 14124* 3956* 28%
2014-2016 Liberia Zaire 10675* 4809* 45%
2014-2016 Guinea Zaire 3811* 2543* 67%
2012 República Democrática del Congo Bundibugyo 57 29 51%
2012 Uganda Sudán 7 4 57%
2012 Uganda Sudán 24 17 71%
2011 Uganda Sudán 1 1 100%
2008 República Democrática del Congo Zaire 32 14 44%
2007 Uganda Bundibugyo 149 37 25%
2007 República Democrática del Congo Zaire 264 187 71%
2005 Congo Zaire 12 10 83%
2004 Sudan Sudán 17 7 41%
2003 Congo Zaire 35 29 83%
(Nov-dic)
2003 Congo Zaire 143 128 90%
(Ene-abr)
2001-2002 Congo Zaire 59 44 75%
2001-2002 Gabón Zaire 65 53 82%
2000 Uganda Sudán 425 224 53%
1996 Sudáfrica (ex-Gabón) Zaire 1 1 100%
1996 (Jul-dic) Gabón Zaire 60 45 75%
1996 (Ene-abr) Gabón Zaire 31 21 68%
1995 República Democrática del Congo Zaire 315 254 81%
1994 Côte d’Ivoire Taï Forest 1 0 0%
1994 Gabón Zaire 52 31 60%
1979 Sudán Sudán 34 22 65%
1977 República Democrática del Congo Zaire 1 1 100%
1976 Sudán Sudán 284 151 53%
1976 República Democrática del Congo Zaire 318 280 88%
*Número de casos sospechosos, probables y confirmados

 

VÍDEO:

https://www.youtube.com/watch?v=RiIORK7nIyA

 

Esta entrada foi publicada en Enfermidades, Sen categorizar. Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta