LA DIABETES



 

¿QUÉ ES LA DIABETES?

 

La diabetes es una enfermedad crónica que se produce cuando el páncreas no genera la cantidad de insulina suficiente, un tipo de hormona que regula el nivel de azúcar (glucosa) en sangre, o cuando el organismo no utiliza eficazmente esta. 

File:Glucosa - Insulina diabetes.jpg - Wikimedia Commons

https://www.youtube.com/watch?v=_uArHI0QIYQ

 

EPIDEMIOLOGÍA:

El número de personas con esta patología a nivel mundial, según informes de la OMS, ha aumentado, especialmente en los países de ingresos medianos y bajos,  de 108 millones en 1980 a 422 millones en 2014; es decir que la cifra de adultos diabéticos ha pasado de ser del 4,7% al 8,5%. A causa de ella el número de fallecidos fue, en el pasado año 2019, de 41 millones en todo el mundo; aunque, sin lugar a duda, China se trata  del país más afectado, seguido por India, Estados Unidos, Paquistán, Brasil, México, Indonesia, Alemania, Egipto y Bangladesh. Situándose como una de las cuatro principales causas de muerte globalmente, junto al cáncer, diversas enfermedades isquémicas del corazón, los infartos, las infecciones de las vías respiratorias…

Mientras que en España, basándonos en la última Encuesta Nacional de salud del año 2001, el porcentaje de diabéticos diagnosticados es del  5,6% de la población general (concretamente de un 16% en aquellos que superan los 65 años). Una cifra que contrasta notablemente con el  4,1% de personas que sufrían esta patología, obtenido en el anterior estudio en el año 1993. Se estima que en las próximas décadas el número de diabéticos aumentará notablemente, pues esta enfermedad incrementa en los grupos de mayor edad, con exceso de peso y que llevan a cabo una vida totalmente sedentaria.

Pese a todo debe tenerse en cuenta que, aproximadamente, por cada paciente diabético conocido, sobre todo de tipo 2 (pues esta enfermedad produce síntomas leves), hay otro que sufre la misma patología, pero que sin embargo  no ha sido diagnosticada.File:P diabetes given glu.png - Wikipedia

 

DIAGNÓSTICO DE PERSONAS CON RIESGO DE SUFRIR DIABETES:

Según diversos estudios, se ha demostrado que las personas con más probabilidades de sufrir cualquier tipo de esta enfermedad crónica, conocida como diabetes mellitus, son aquellas que cumplen uno o varios de estos factores de riesgo:

  • Ser mayor de 45 años, por lo que se recomienda acudir a hacerse un chequeo cada  3 años.
  • Poseer antecedentes de diabetes gestacional, intolerancia a la glucosa o  contar con la glucosa basal alterada, en mayor o menor grado; de forma que se aconseja acudir a una revisión cada año.
  • Haber dado a luz a hijos nacidos con un peso corporal de más de 4 kg o 4,5 kg.
  • Contar con exceso de peso; es decir según el índice de masa corporal, el cual establece como límite  27 kg/m².
  • Tener hipertensión arterial.
  • Exceder los triglicéridos de una persona los 250 mg/dl.
  • Ser el colesterol HDL de una persona menor o igual a 35 mg/dl.
  • Poseer familiares cercanos con diabetes de primer grado.

Contar con uno de estos factores de riesgo y síntomas, como una excesiva excreción de orina (poliura), repentina pérdida de peso, continua sed…, implica un posible caso de diabetes; para lo que se realizan las siguientes pruebas de diagnóstico, cuyo objetivo es determinar los niveles de glucosa en sangre:

  • Test de glucemia basal, que consiste en un análisis de sangre en ayunas; es decir luego, como mínimo, de 8 horas tras la última ingesta de alimentos. De forma que si  la concentración de glucosa plasmática en sangre medida es superior a 126 mg/dl podemos hablar de un caso de diabetes.

libre de regalías diabético fotos descarga gratuita | Piqsels

  • En la prueba de tolerancia a la glucosa o curva de azúcar, la cual es realizada a el paciente en ayunas, se toma una primera muestra de sangre y luego se le administra una bebida, que contiene 75 gramos de glucosa. Tras lo que se toma una muestra de sangre, una hora después de la ingesta, y finalmente otra a las dos horas de esta, la cual ,si cuenta con unos niveles de glucemia que superan los 200 mg/dl, sirve para diagnosticar esta patología. 
  • Medición de la hemoglobina glicosilada (HbA1c), una variante de la hemoglobina normal que aumenta su abundancia en el momento que existe el más mínimo  exceso de glucosa en la sangre.  Según la proporción de HbA1c, que representa de manera aproximada el promedio de glucosa en sangre del paciente en los últimos dos o tres meses, se puede diagnosticar la diabetes; al ser estes valores superiores a 6,5%.

Glucosa y Hemoglobina glicosilada ( HbA1c ) | Uso de la medi… | Flickr

Normalmente solo una de estas pruebas de diagnóstico no es suficiente para obtener un resultado fiable ni definitivo, salvo que además de los indicadores de glucemia el paciente presente otros síntomas característicos de la diabetes. Por lo que habitualmente se repiten estas pruebas o se combinen varias, con el objetivo de confirmar el diagnóstico.

Además, para determinar el tipo de diabetes, en ocasiones también es necesario sumar a una de estas tres pruebas otras adicionales.

 

TIPOS DE DIABETES:

– La diabetes tipo 1, se trata de una enfermedad autoinmune crónica, la cual  se caracteriza porque el páncreas pierde la capacidad de generar insulina, la hormona que regula la hiperglucemia. De forma que las personas que la padecen,  entre el 5% y el 10% de las personas con diabetes en el mundo, necesitan de la administración de insulina a diario de por vida.

Actualmente no se conoce por completo el origen de esta respuesta autoinmune, que se suele iniciar durante la infancia o adolescencia, aunque si se sabe que las posibilidades de desarrollarla están relacionadas  con  cierto componente genético. Además para desencadenar la diabetes de tipo 1, la que acabará destruyendo las células beta de los islotes de Langerhanses (las regiones del páncreas encargadas de producir las hormonas que regularán la cantidad de glucosa en la sangre), probablemente es necesario  un determinado componente ambiental.

Generalmente esta enfermedad comienza en edades tempranas (por lo que se conoce como diabetes infanto-juvenil), aunque una pequeña parte de los casos pueden producirse ya en edad adulta, lo que dificulta su detección.

Diabetes Azúcar En La Sangre - Foto gratis en Pixabay

La diabetes, tanto del tipo 1 como la diabetes tipo 2, no tiene consecuencias sobre la fertilidad si se lleva un adecuado control de la glucemia con el tratamiento, por lo que las mujeres con diabetes podrán quedar embarazadas con normalidad. Una mujer que posee de diabetes tipo 1 puede tener un buen desarrollo de la gestación, aunque para esto el embarazo debe ser planificado de forma adecuada, por la paciente y un equipo de expertos endocrinos y ginecólogos. Debido a que en este periodo las necesidades de control glucémico de la madre con diabetes sufren un cambio significativo. De forma que será necesario adaptar las cantidades de hidratos de carbono ingeridas, pues el organismo, para un correcto desarrollo del feto, tratará de aumentar sus reservas de energía.

Los principales síntomas, los cuales pueden aparecer de forma totalmente repentina, que sirven como indicadores de un posible caso de diabetes tipo 1 son:

  • Una excesiva excreción de orina, lo que se conoce como poliuria.
  • Continua sed (polidipsia).
  • Sensación constante de hambre, es decir polifagia.
  • Pérdida repentina de peso.
  • Cansancio continuo.
  • Trastornos de la visión

Archivo:Main symptoms of diabetes es.svg - Wikipedia, la ...

El tratamiento para la diabetes tipo 1 trata de suplir la insuficiente producción de insulina por parte del páncreas, por lo que esta hormona tiene ser inyectada a diario según las necesidades específicas de cada paciente. Para lo que se lleva a cabo la terapia basal-bolo, la cual consiste en aplicar sobre el diabético de 4 a 6 inyecciones al día,de distintos tipos de insulina, unas de acción lenta cuyo objetivo es mantener un mínimo de la hormona en la sangre que permita a las células utilizar la glucosa de la sangre y otras de acción rápida (con cada comida), de forma que se asegure la asimilación de los hidratos de carbono ingeridos.

Archivo:Insulin Delivery Devices-es.png - Wikipedia, la ...

 Para evitar las hiperglucemias, además de las hipoglucemias, la persona diabética tiene que aprender a adaptarse a cambios puntuales en su organismo, a causa de una modificación en su dieta o la realización de ejercicio físico; modificando la dosis de insulina que debe de inyectarse.

Así mismo, una parte fundamental del tratamiento de la diabetes tipo 1 es el riguroso control de la alimentación. Pues las personas que sufren esta patología, además de llevar a cabo una alimentación saludable y equilibrada, deben de ingerir una cantidad fija de hidratos de carbono en cada comida; de forma que el nivel de glucosa se mantenga en valores normales.

 

https://www.youtube.com/watch?v=fazeCkUgkwQ

– La diabetes de tipo 2 (también llamada no insulinodependiente o de inicio en la edad adulta), la cual representa la mayor parte de los casos mundiales, se debe a una combinación de una serie de factores genéticos y metabólicos. Estos factores son los que intervienen en la insuficiente producción de insulina o en el mal funcionamiento de la misma que provoca el incremento de los niveles de azúcar en sangre, con el consiguiente riesgo de complicaciones. Entre ellos destacan principalmente los siguientes:

  •  Peso corporal excesivo, uno de los rasgos más características con los que suelen contar las personas que sufren esta patología.
  •  Inactividad física o sedentarismo. 
  •  La edad, pues el riesgo de padecer este tipo común de diabetes mellitus es mayor a medida que se incrementa la edad. De ahí a que normalmente tenga lugar en los adultos, aunque en la actualidad también se está manifestando en niños.
  •  Los antecedentes familiares incrementan, de 2 a 6 veces, las probabilidades de una persona de sufrir diabetes tipo 2. 
  •  Poseer el síndrome del ovario poliquístico, un trastorno  que afecta a los ovarios y que se asocia con una resistencia a la insulina, por lo que las mujeres que lo sufren tienen más opciones de desenvolver esta patología.
  •  El tabaquismo.
  •  Formar parte de determinadas etnias.
  •  Haber sufrido diabetes gestacional.
  •  Contar con la presión sanguínea alta es uno de los principales factores de riesgo que incrementa las posibilidades de contar con este tipo de diabetes mellitus.

 

Los síntomas de la diabetes tipo 2 son muy similares a los de la diabetes de tipo 1, aunque a menudo de menor intensidad. En consecuencia, la enfermedad puede diagnosticarse solo cuando ya tiene varios años de evolución y han aparecido complicaciones; como serían un infarto cardíaco o cerebral y complicaciones en los riñones, los ojos, el corazón o los propios nervios.

Generalmente el tratamiento para esta enfermedad consiste en un cambio de estilo de vida, controlando la alimentación para reducir la ingesta de alimentos hipercalóricos y, en concreto, de azúcares libres; además de incrementando el nivel de actividad física. Esto suele ser suficiente para mantener controlados los niveles de glucemia; aunque para los diabéticos de tipo 2 de más gravedad también puede ser necesario algún medicamento oral que ayude a reducir la hiperglucemia o a sensibilizar el cuerpo a la acción de la insulina, además de inyecciones de insulina.

Página 2 | libre de regalías tratamiento de la enfermedad fotos ...

 

– La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que destaca por su gran similitud con la diabetes tipo 2, aunque sin embargo esta solo afecta a aquellas mujeres embarazadas que no padecen esta patología (entre un 5% y un 10% en España).  Esto se debe a que el embarazo supone un gran esfuerzo metabólico para el cuerpo de la madre, además de por otros factores de riesgo como son:

  •  Los antecedentes de diabetes, familiares o en embarazos anteriores. 
  • Haber tenido numerosos abortos anteriores al actual embarazo.
  • Superar la edad de 35 años.
  •  Padecer síndrome de ovario poliquístico
  • Haber tenido fetos con algún tipo de malformación en gestaciones anteriores.
  • Sufrir de obesidad, en mayor o menor grado.

 Todo esto que causa en ocasiones una cierta resistencia a la insulina por parte del organismo de la mujer, debido a una serie de hormonas producidas por la placenta. De forma que el páncreas se ve obligado a aumentar considerablemente la producción de insulina para conseguir  que la glucosa penetre al interior de las células y se reduzca su acumulación en la sangre. Sin embargo este órgano, en algunas ocasiones, es incapaz de reducir la glucemia, al no poder secretar la suficiente cantidad de hormona. Por lo que  la embarazada normalmente tiene que mantener un estricto control de la dieta, con el fin de evitar hipoglucemias, y realizar más actividad física; exceptuando en los casos en los que otra patología lo contraindique. Sin embargo en ocasiones, debido a la gravedad de esta enfermedad o las dificultades del feto, puede ser necesario que la embarazada tenga que recurrir como tratamiento a la administración de insulina, mediante inyecciones y de forma mucho menos común en forma de comprimidos orales. Los correctos niveles de glucemia, que se miden con un glucómetro, que debe mantener una paciente de diabetes gestacional son los siguientes, de forma aproximada:

  • Inferior a 95 mg/dL antes de las comidas o en ayunas, es decir tras 8 horas sin ingerir alimentos con hidratos de carbono.
  • Una hora después de la ingesta de alimentos  el valor de glucosa no debe superar los 140 mg/dL.
  • Menor de 120 mg/dL, luego de que pasen dos horas de la comida realizada.

El Medidor De Glucosa Embarazo - Foto gratis en Pixabay

La hiperglucemia, en el caso de la diabetes gestacional, la cual suele aparecer durante el segundo y tercer trimestres de la gestación,  se diagnostica mediante un análisis de los niveles de glucosa en sangre. Este, que se lleva a cabo alrededor de las semanas 24 a 28 del embarazo, sirve como indicador de la presencia de esta  enfermedad;  ya que los síntomas con los que cuenta esta diabetes similar a la de tipo 2 suelen ser leves y por tanto normalmente son confundidos con los cambios fisiológicos habituales propios de la gestación.

Estos niveles elevados de glucosa en la sangre, los cuales son transmitidos a través de la placenta de la mujer gestante a la sangre del feto, provocan habitualmente consecuencias para la salud de ambos:

  •  Un mayor riesgo de que tengan lugar algunas complicaciones durante el embarazo y el parto; como preeclampsia (elevada tensión arterial), polihidramnios (aumento en exceso del líquido amniótico, parto prematuro e infecciones vaginales y urinarias. A  causa de que el feto crecerá más de lo habitual debido a la superabundancia de nutrientes; pudiendo él llegar incluso a superar los 4 kilogramos de peso, lo que se conoce con el nombre de macrosomía. Este fenómeno hace que posteriormente, a lo largo de su vida, el feto cuente con más posibilidades de padecer sobrepeso.
  • El feto probablemente sufra de retraso en la maudración, ictericia neonatal, sufrimiento fetal …
  • Las mujeres que sufren de diabetes gestacional tienen más riesgo de desarrollar preeclampsia, que se caracteriza por una presión arterial excesivamente alta y que puede dañar a los riñones.
  • Tanto la madre como el feto que han sufrido de diabetes gestacional poseen bastantes posibilidades de desarrollar diabetes tipo 2, a lo largo de sus vidas; a pesar de que la diabetes gestacional suela remitir una vez finalizado el período de embarazo y el posterior parto.

 

La diabetes gestacional suele desaparecer tras el nacimiento del bebé (concretamente el 95% de los casos), por lo que el tratamiento después del parto depende de que se normalicen los niveles de glucosa en sangre de forma espontánea. Para lo que intervienen de forma positiva tanto la lactancia materna como la actividad física; ayudando a eliminar la resistencia a la insulina y prevenir la aparición de diabetes tipo 2 más adelante.

 

La diabetes tipo MODY, la cual recibe este nombre debido a sus siglas en inglés  “Maturity-Onset Diabetes of the Younges” y también es designada como diabetes del adulto de inicio juvenil, destaca por ser uno de los tipo más inusuales de esta patología, representando de un 1% a un 5% de los casos. Sin contar todos aquellas personas que la sufran y no estén diagnosticados, a causa de su rareza.

Esta enfermedad, al igual que la diabetes mellitus neonatal, pertenece al inusual tipo monogénico. Pues  su origen, a diferencia de la diabetes tipo 1 y tipo 2, en las que intervienen  factores medioambientales y a la acción de diversos genes, se debe únicamente a una mutación  en el gen autosómico dominante; que da lugar a una alteración en la producción de insulina, por parte del páncreas.

Los primeros síntomas de la diabetes tipo MODY, los cuales no están relacionados de ninguna forma con el estilo de vida, peso o grupo étnico del paciente, aparecen generalmente en jóvenes menores de 25 años, de ahí su característica forma de denominarse.

Multiple endocrine neoplasia type 1 - Wikipedia

 

– La diabetes tipo LADA, también denominada como diabetes autoinmune latente en adultos, actualmente no está clasificada; pues aún se están llevando a cabo diversas investigaciones que permitan a los científicos identificar las diferencias que esta patología presenta respecto a las de tipo 1 y 2. Sin embargo lo que sí se conoce es que la diabetes tipo LADA se trata de una enfermedad autoinmune de origen genético; que provoca  que el sistema inmunológico de los que la padecen ataque, de forma progresiva, a las células que producen insulina en el páncreas

Sus síntomas destacan por su gran similitud con los que padecen las personas con diabetes tipo 1 o tipo 2, aunque con una menor intensidad, entre los cuales se encuentran orinar en exceso, sensación de sed constante o pérdida de peso de forma repentina. Estos habitualmente hacen que las personas con diabetes tipo LADA sean diagnosticadas, generalmente entre los 30 y los 50 años, de forma errónea. Aunque el peso de los que la padecen se encuentra entre valores totalmente normales, es decir que, al contrario que en el caso de la diabetes tipo 2, esta patología no no tiene ninguna relación con la obesidad.

Diabetes - Wikipedia

FUENTES DE LAS QUE PROCEDE LA INFORMACIÓN:

  • OMS
  • FEDE (Federación Española de Diabetes)
  • National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases
  • Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social
  • News medical

Carmen Aboy Reboredo

Esta entrada foi publicada en Enfermidades. Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta